Los ejercicios de bajo impacto son excelentes para cuidar las articulaciones y mejorar la salud articular. Aquí tienes algunas opciones que puedes considerar:

  1. Natación: Es un ejercicio completo que no ejerce presión sobre las articulaciones, ideal para mejorar la movilidad y fortalecer los músculos.
  2. Ciclismo: Ya sea al aire libre o en bicicleta estática, el ciclismo es una actividad de bajo impacto que ayuda a mantener las articulaciones activas sin sobrecargarlas.
  3. Máquina elíptica: Ofrece un movimiento suave que imita el acto de correr pero sin el impacto en las rodillas y caderas.
  4. Remo: Es un ejercicio cardiovascular que también trabaja la fuerza y es suave para las articulaciones.
  5. Yoga: Ayuda a mejorar la flexibilidad y la fuerza con posturas y movimientos controlados que respetan tus articulaciones.

Recuerda calentar antes de empezar y enfriar al terminar tus ejercicios. Si tienes alguna condición específica o dolor articular, es recomendable consultar con un profesional de la salud antes de comenzar cualquier nueva rutina de ejercicios.

Ir al contenido